Papeleo y qué hacer si tienes un accidente leve

Hola a tod@s!

El post de hoy viene motivado por una circunstancia con la que me encontré ayer circulando por Sant Cugat. Un motero frenó correctamente en un paso de cebra, pero el coche que iba detrás lo embistió y el chaval se fue al suelo. Me paré al lado y le ayudé a levantar la moto y hacer los papeles (de echo, usaron mi parte de accidentes porque ninguno de los dos llevaba!!). El chico era novato (llevaba la L todavía) y no estaba seguro de qué tenía que hacer, así que se me ocurrió escribir este artículo 🙂

Entonces, hoy os quiero hablar de qué tenemos que hacer cuando tenemos un accidente leve con otro vehículo, es decir, un golpe que nos lleva al suelo pero del que todos salimos sin heridas graves ni grandes consecuencias, pero del que tenemos que dejar constancia haciendo papeleo y hablando con nuestra aseguradora. Realmente espero que nunca os veáis implicados en un accidente, pero de ser así mejor tener en cuenta los siguientes consejos!

Apagar el motor y levantar la moto

Si nos caemos de la moto, suponiendo que no nos hacemos daño y podemos hacerlo nosotros mismos, lo primero que tendremos que hacer es apagar el motor. Lo más rápido y fácil es hacerlo con el botón rojo que tenemos en el manillar, en el lado derecho. Lo ponemos en posición de cortar la corriente (la que tiene la “X”) y levantamos la moto. Vamos a suponer que la gente amable del mundo nos ayuda a levantar la moto y la apartamos de la carretera, dejándola en un sitio seguro y con visibilidad 🙂 Próximamente colgaré un vídeo sobre cómo levantar la moto con menos esfuerzo del que puede parecer. No os asustéis si veis que sale un poco de gasolina cuando la moto está en el suelo, en algunas motos es normal; simplemente levantadla lo antes posible (cuidado no resbalar) y ya está 🙂 si se puede, no está de más hacer fotos del lugar del accidente y de los daños recibidos.

Rellenar el parte amistoso de accidente

Si hubiera habido heridos, tendríamos que llamar a la policía para que redactaran un atestado y no sería necesario este papel que comentaremos ahora.

Sin embargo, seguimos en el supuesto de que nadie se ha hecho daño.

En los accidentes, a veces está muy claro “de quién es la culpa” y otras veces no. Lo ideal es que hablemos tranquilamente con el otro conductor para ver qué ha pasado y, si es posible, acordemos amistosamente culpable y perjudicado. Si nos ponemos de acuerdo, todo es más sencillo y lo que haremos es rellenar el llamado “parte amistoso de accidente“. Deberíamos llevar una copia de este formulario junto con los papeles. No es obligatorio, pero facilita la recopilación de los datos que la aseguradora necesita para gestionar el incidente.

Si se tiene una copia del parte, hay que cumplimentar solo uno para los dos vehículos, ya que el papel viene preparado para sacar una copia calcada (por lo que mejor escribir con letra mayúscula, clara y apretando bien el bolígrafo). Cualquiera de los dos conductores puede rellenar este papel, siempre con el acuerdo previo del otro. Hay que  rellenarlo todo, atendiendo especialmente a estas recomendaciones:

  1. Es muy importante rellenar la parte superior (nos la solemos olvidar) donde consta la fecha y lugar del accidente y si hay víctimas.
  2. En ese mismo apartado, si podemos, deberíamos conseguir el teléfono de algún testigo. Es más para cubrirse las espaldas, pero nunca se sabe si lo vas a necesitar, mejor tenerlo, ¿no?
  3. La información de los vehículos implicados y del seguro la pondremos en las columnas amarilla y azul. En la columna “circunstancias” especificaremos quién chocó con quién, así que no importa quién es A y quién es B.
  4. Cuando rellenemos este apartado, es importante asegurarnos de que los datos que ha puesto la otra persona sobre su vehículo son correctos, no tengáis miedo de pedirle los papeles para comprobarlo.
  5. En la sección de circunstancias, marcaremos con una X las que se apliquen a cada vehículo para intentar describir cómo se han producido los hechos.
  6. También debemos hacer constar el punto de choque y los daños recibidos, en los apartados 10 y 11.
  7. En la parte inferior central hay una cuadrícula para dibujar un croquis del accidente. Debe constar obligatoriamente:
    • Nombres de calles y carreteras
    • La dirección que llevaba cada conductor
    • La señalización del lugar de los hechos (stop, ceda, línea continua, semáforo, etc)
  8. FIRMAR el parte. Este documento no tiene valor sin la firma de los dos conductores.
  9. *NO FIRMAR el parte. Si no estás de acuerdo con la información descrita en el parte, o crees que no refleja de forma clara y objetiva cómo han sucedido os hechos. Si no hay acuerdo entre los dos conductores. especialmente si existen heridos, es muy recomendable solicitar la intervención dela policía. Todo lo que uno de los dos conductores haya anotado y no haya sido refutado por el otro, se considerará verdadero, así que mejor repasarlo todo antes de firmar.
  10. Una vez firmada la declaración, no se puede modificar nada.
  11. Entregar una copia del parte al otro conductor.

En caso de que haya sido un accidente en cadena, hay que redactar dos declaraciones amistosas, una para la colisión entre A y B, y otra para la colisión entre B y C. Tienes que hacer constar en ellas si se ha producido la proyección de un vehículo contra otro (B y C).

¿Qué pasa si no llevamos ningún parte de accidente encima?

En caso de que ninguno de los implicados lleve el formulario encima, deberíais recopilar la misma información en cualquier otro papel y lo firmarais también. Aún así, es mejor si lleváis el formulario, así seguro que no os dejáis nada 🙂

Contactar con el seguro

Una vez rellenada la declaración amistosa, si nuestro vehículo ha sufrido daños, deberemos avisar al seguro. Tienes que hacer llegar a tu aseguradora la declaración amistosa escaneada en un plazo máximo de 7 días, y será necesario indicar a qué taller hemos llevado la moto. Algunas aseguradoras de bajo coste no te permiten elegir el taller al que llevar la moto en estos casos, así que mejor consultar con ellos las condiciones primero.

Una vez dejemos la moto en el taller, si hemos sido el conductor perjudicado, la aseguradora del otro conductor enviará un perito a tu taller para valorar los daños y podrás valorar la reparación con tu mecánico. Te arreglarán lo que se haya acordado y luego ya el seguro y el taller se apañarán los cobros, tú ya tienes tu moto 🙂

Si por lo que sea las aseguradoras tardan en ponerse de acuerdo y tú necesitas la moto, te la pueden arreglar en el taller y luego, con las facturas, solicitar el cobro a la aseguradora.

Conclusiones

Lo ideal sería que nunca tuviéramos ningún accidente, y menos por culpa nuestra, pero como nunca se sabe, mejor llevar el parte un accidente encima para facilitar la gestión. Importante parar el motor de la moto y ponerla en un sitio seguro para poder hablar con el otro conductor, siempre con calma y respeto. Rellenar el formulario con cuidado, asegurándonos de que los datos son correctos, y remitirlo a la aseguradora antes de 7 días.

Espero que os haya sido útil! Por favor utilizad los comentarios para cualquier duda que tengáis sobre el tema 🙂

*NOTA: Para escribir esta entrada he consultado algunos artículos de la DGT, a mi amigo Óscar, a mi taller de confianza y al agente de mi aseguradora.

1 Comentario

  1. excelente artículo.
    es imprescindible hablar con respeto, no levantar nunca el tono ni culpar directamente a alguien aun cuando sepamos que nosotros no somos los culpables. somos personas y cometemos errores,nadie es perfecto, y los seguros de vehiculos son la manera mas facil de lidiar con cualquier consecuencia que pueda acarrear alguno de nuestros errores.

    saludos y rafagas

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.